Amig@s ... explora todas las secciones en la tabla de contenido ... todos los días se incluye nueva información ...

"Si haces lo que te apasiona y puedes compartirlo con alguien que tenga tu misma visión las posibilidades son infinitas."


ENTRA E IMPRIME LOS ÚLTIMOS CUPONES

sábado, 30 de julio de 2016

8 Maneras de Ahorrar Dinero Mientras Comes Saludable


Por: Bianca L. Cancel

Estoy segura de que muchas personas que están leyendo esta entrada han intentado comer de manera saludable pero muchas veces se encuentran pensando que “todo lo saludable es más caro”. Tanto yo como mi familia hemos pensado lo mismo varias veces. Sin embargo, cada día trato de buscar maneras de comer más saludable sin “romper el bolsillo”—especialmente al ser estudiante universitaria no tengo muchos ingresos, pero sí varios gastos. Aquí mis recomendaciones personales (o de algunos familiares y amigos) para comer saludable cuando no hay mucho dinero para gastar.

     1.  Plaza del Mercado o Vendedores Ambulantes
Una de las maneras más fáciles de conseguir frutas y verduras frescas sin gastar mucho dinero es visitar una plaza del mercado cercana o comprar a un vendedor ambulante (los que venden en las aceras o carreteras). Además de que usualmente no son muy caros, también está comprando productos completamente locales.

     2.  Cocina en Casa
Lo sé, esto es algo muy difícil para muchos de nosotros (aunque a veces sea porque simplemente no queremos), pero es muy beneficioso. Primero que nada, de ésta manera sabemos exactamente que ingredientes tienen los alimentos (obvio, si no es algo como comida de microonda como los “Hot Pocket”) que vamos a consumir. Además, leí recientemente que cocinar para una familia de 4 personas es más barato que comprar una comida en un restaurante para sólo una o dos personas—y los “fast food” van por el mismo camino.

     3.  Cocina el fin de semana para el resto de la semana
Aunque admito que no trato esto, he leído y escuchado mucho de que cocinar comidas grandes (y saludables) un domingo en la tarde y luego recalentarse como almuerzo o cena en la semana es una manera muy fácil de ahorrar dinero.  Además, la comida que se guarda se puede usar con otros ingredientes para cocinar más rápido en la semana. Adicionalmente, evite comprar alguna comida en “fast food” o restaurantes todos los días.
    

4. Menos procesado y más barato
Si se ven las comparaciones, muchas versiones menos procesadas de comida común cuesta más barata. Un ejemplo: un bloque de queso usualmente cuesta más barato que una bolsa de queso rallado. Las habichuelas enlatadas salen más baratas que las refritas. El arroz “Brown” (marrón) sale más barato que el arroz blanco. Adicionalmente, muchos lugares venden las comidas menos procesadas en cantidades mayores. Es una doble ganancia.

     5. Planifica tu semana
Esta idea ha cogido mucho auge en la Internet recientemente, especialmente con bloggers de salud y comida. Básicamente consiste en planificar lo que vas a comer en la semana entrante—en papel o a computadora—para cada comida. Puedes escribir más de tres comidas que te gustarían comer un día. También puedes escribir en una nota adicional las recetas para las comidas. Se recomienda que esto se haga sábado (o no más tardar del domingo) para que se compren los ingredientes necesarios de las comidas que se planifican hacer esa semana. Puede ser un poco difícil mantener esta rutina (lo sé por experiencia) pero también es muy beneficiosa.

     6. Productos de temporada
Intenta lo más posible comprar productos (como verduras y frutas) cuando están en temporada localmente. Si no están en temporada, usualmente vienen de países muy lejos, lo cual tiene efectos negativos en el medio ambiente y el bolsillo.

     7. Congelados y Enlatados
Si las frutas y verduras no están en temporada o están un poco costosas (probablemente porque no están en temporada), se pueden comprar las mismas en versión congelada o enlatada. Las congeladas son buenas para cocinar en la estufa, hacer “smoothies” o "frappes", o para añadir al yogur o avena.

      8. Consuma menos carnes
Sé que para muchos latinos esto parecerá imposible, y no soy una vegetariana estricta tampoco, pero el comer menos carne cada vez es más probado ser beneficioso para nuestros cuerpos, nuestros bolsillos y para el medio ambiente en general. Trate de no comer carnes (de res, cerdo o pollo) al menos un día a la semana, y reemplace las mismas con otras fuentes de proteínas, como el broccoli, huevo, legumbre, semillas de cáñamo, habichuelas y pescado enlatado.

      BONO: Consiga especiales de ahorros
Seguramente si está leyendo éste blog, le interesan los cupones y los especiales de ahorros, y está en el lugar correcto para conseguirlos. Siempre que pueda busque los especiales de los supermercados y otros cupones para ahorrar en su compra.

Espero que éste artículo le haya servido para comer de manera más saludable mientras ahorra dinero. Qué tengan una bendecida semana.

PD. Aquí les dejo una imagen motivadora que dice:

“Si creen que el bienestar es costoso, deben considerar el precio de la enfermedad.”


Bianca L. Cancel es una estudiante universitaria que escribe sobre vivir saludablemente, derechos humanos/causas sociales y belleza/moda, entre algunas otras cositas en su blog brightlyhappy.blogspot.com. Le fascina aprender y siempre trata de ser positiva y amable. Puedes conseguirla en las redes sociales bajo @bigasbianca.